Os contaré una anécdota: tengo un amigo con cejas muy pobladas. Un día una amiga estaba intentando arreglárselas… Empezó por las típicas pinzas de depilar, pero pensó que le quedarían estupendas con una pequeña pasadita de la maquinilla para cortar el pelo… Con tan mala suerte de que se pasó y mi querido amigo terminó con un gran trasquilón en una de sus cejas. ¿Cuál fue la solución (genial idea, por cierto)? Afeitarle completamente (sí afeitarle) ambas cejas…

¿Todo esto para qué? ¿Os preguntaréis? Además de para compartir la experiencia de mi amigo de la que ahora todo el grupo nos reímos (él incluido), para que os hagáis una idea de la importancia de las cejas en la expresión del rostro. Porque, aunque parezca una tontería, una mirada o simplemente un gesto puede variar muchísimo gracias al aspecto de nuestras cejas. Por eso, abogo por su arreglo y depilación (sin llegar a esos extremos que os he contado), pero siendo conscientes de ciertas características de nuestro rostro y utilizando las herramientas adecuadas.

Lo primero, hay que tener en cuenta la forma natural de nuestras cejas. A veces la moda ha impuesto unas cejas demasiado pobladas, excesivamente finas o al estilo de tal o cual celebrity, pero lo mejor es tener en cuenta nuestro estilismo y la forma de nuestras cejas. De lo contrario, corremos el riesgo de alterar nuestra mirada y la armonía del rostro.

Para depilar lo mejor son unas buenas pinzas bien ajustadas y precisas. Las hay de muchos tipos: de punta recta, redonda, oblicua, con luz, de colores, con incrustaciones de Swarovski... Lo importante es retirar los pelos de uno en uno y no depilar en exceso la parte superior de la ceja. Además, queda completamente prohibido depilar las cejas con cera o afeitarlas ;-)

¿Cómo lo hacemos? Muy fácil: el principio de la ceja debe estar alineado con el centro de la aleta de la nariz. El arco debe empezar a descender a partir del último tercio del ojo, evitando exagerarlo. La línea de la ceja ha de seguir la longitud del ojo y extenderse en el área de la sien. La primera parte no debe estar nunca más baja que la parte final.

Una vez depiladas, lo mejor es peinarlas para ver los espacios vacíos y las alteraciones. Para ello os recomiendo el Peine Dúo en Aluminio de Cejas y Pestañas de Beter. Las irregularidades las corregiremos con el Lápiz Duo corrector de cejas e iluminador, también de Beter.

Tampoco podemos olvidar suavizar y calmar la zona tras la depilación. Para eso, utilizaremos el After Tweeze de Tweezerman, una mezcla de hidratante y extractos de miel, con aplicador en forma de almohadilla (como si fuera un gloss).

Además, hoy en día existen multitud de productos para cuidar las cejas y pintarlas. Para las cejas rebeldes, lo mejor es Browmousse de Tweezerman, que consigue fijar las cejas y evitar que se despeinen. Es un gel transparente, no pegajoso e hipoalergénico. Si preferís otra textura, el Lápiz fijador, de Beter, tamién disciplina y mantiene las cejas en orden durante horas. Está elaborado a base de ceras especiales y enriquecido con Vitamina E que aportan mayor viveza a las cejas.

Y para quien se olvida de maquillarlas o tratarlas os recomiendo el Intensificador de Cejas de Beter. ¡No podréis volver a pasar sin él! Es un pequeño tinte para conseguir unas cejas más bonitas o acentuar su tono con un efecto totalmente natural durante todo el día.



Visitas: 18

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de RedFashion para añadir comentarios!

Participar en RedFashion

Comentario por Irene Morilla el marzo 23, 2009 a las 12:39pm
Ese kit no lo conozco! Pero me alegra saber que llevas tus cejas bien arregladas y sin trasquilones :) jejeje

© 2017   Creado por Redfashion.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio